+34 980 533 694

oficinaturismo@zamora.es

Zamora y el modernismo

16452

Zamora, conocida principalmente por los testimonios de su esplendor medieval, vivió una segunda edad de oro de la arquitectura entre 1875 y 1930.
De entre los estilos que se desarrollan por entonces en el municipio destaca el Modernismo, que tuvo como protagonista a Francesc Ferriol Carreras (1871 – 1946). Formado en la escuela de Barcelona y discípulo de Luis Domènech i Montaner, tras desarrollar una intensa actividad profesional  en su localidad natal, llegó a Zamora a principios de 1908 como arquitecto municipal, donde permaneció hasta 1916.
Ferriol fue un arquitecto de una gran calidad, legó a la ciudad un extraordinario patrimonio modernista de gran entidad y contribuyó a renovar el caserío medieval.
Buen ejemplo de todo ello son las casas de Gregorio Prada (1908) y de casas de Gregorio Prada (1908) y de Norberto Macho (1915), ambas situadas en la Plaza de Sagasta, que presentan las características más sobresalientes del estilo de Francesc Ferriol, la verticalidad, la abundancia de líneas curvas, la decoración vegetal y una exquisita minuciosidad.
Otro espacio central de la ciudad es la Plaza Mayor, donde el arquitecto proyectó la Casa Gato (1912), que comparte los elementos indicados y remató con una solución acastillada que también empleó en la Casa Tejedor  (1913) situada en la Puerta de la Feria.
Francesc Ferriol también participó en el ennoblecimiento de la plaza del Mercado, nuevo foco de atracción ciudadana. Buen testimonio es la casa Aguiar (1908), donde destacan los tres piñones superiores que alojan medallones con rostros femeninos, y otra construcción ubicada en la esquina de la calle Traviesa, de fecha incierta e inequívocamente ideada por Ferriol, que, como en la mayoría de sus obras, deja patente el interés del arquitecto por la búsqueda de la belleza incluso en los pequeños detalles.
En muchos otros lugares de Zamora encontramos obras modernistas de Ferriol, como es el caso de la Calle Orejones – Casa Montero (1910)-, la cuesta de Balborraz – Casas López (1908) y Leirado (1910)- ó, por ejemplo, la calle Santa Clara donde proyectó las casas de Valentín Guerra (1911 y 1915) dotadas de excelentes motivos vegetales y coronadas por un magnífico piñón, conservan el único portal modernista privado de la ciudad.
Además de Ferriol, no podemos olvidar la labor de otros arquitectos. Gregorio Pérez Arribas (1877 – 1937) fue fundamentalmente ecléctico, pero proyectó algunos edificios modernistas, siempre en una versión más internacionalista, con evocaciones sezessionistas, como la Casa Galarza (1909) en Santa Clara, o combinada con elementos del eclecticismo, caso de la casa de Valentín Guerra (1907), en la misma vía.
También Miguel Mathet Coloma (1849 – 1909), autor del Casino (1905), inmueble que posee una efectista fachada con evocaciones modernistas, estilo que también está presente en el portal y en la sala de fumar.
Zamora, por tanto, puede enorgullecerse de poseer un notable y amplio conjunto de obras modernistas que hacen de ella un importante hito de este estilo a nivel europeo, la singularizan en el conjunto de las ciudades del interior peninsular y han permitido la inclusión de la localidad en la Ruta Europea del Modernismo.

Archivos adjuntos

logo Ayuntamiento de Zamora
Enlace arriba